¿Solo se trata de educar?

By | 2020/07/20

CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO Artíc. 31. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

La pandemia del COVID 19 que estamos sufriendo también ha hecho que sea muy evidente cual es la mirada que los adultos le destinan a las infancias; y parecería que para la administración pública nacional y provincial, todas ellas también responsables de desarrollar acciones destinadas a la protección de las infancias, “solo se trata de educar”.

Las continuas cuarentenas que los niños a causa de la pandemia también se ven obligados a cumplir hizo que deban continuar con su escolaridad a través de Internet en aulas virtuales por las cuales todos los días pueden “ir a clase”.

Claro que por supuesto en esos espacios virtuales no pueden gozar de los recreos por ejemplo para jugar, o poder entablar conversaciones entre ellos sin el control adulto, y tampoco poder intercambiar opiniones sobre sus preferencias deportivas e inclusive sexuales esto último cuando muchos  transitan edades dónde lo sexual se expresa por ejemplo en los juegos entre niños y niñas o mismo cuando solo juegan o conversan con sus compañerxs del mismo sexo.

Los niños están sin poder salir de sus casas, sin saber cómo ocupar sus horas “libres” y asimismo tampoco los padres pueden ayudarlos porque no cuentan con las herramientas necesarias en éstos momentos excepcionales de sus vidas. Inclusive muchas veces no saben cómo ayudarlos a vencer las resistencias para que puedan sentarse frente a una computadora para recibir las lecciones escolares.

Resistencias que se manifiestan de diversas formas como por ejemplo sentirse muy observados al tener frente a ellos una cámara que los mira y cuya imagen es vista inclusive por los que no quieren ser vistos y entonces abandonan “el aula” dejando en la pantalla su rectángulo vacío.

Ante ésta compulsiva utilización de las pantallas utilizadas solo para “educarlos” no ha de sorprendernos si sus respuestas puedan ser querer “desaparecer” de la pantalla que no significa que han “faltado a clase” sino o están cansados y necesitan de los recreos o inclusive no tener deseos de ir ése día a la escuela.

¿Cuántas propuestas se han llevado a cabo y presentado por Internet para que los niños además de “ir a la escuela” puedan entretenerse con producciones audiovisuales que los inviten a jugar teniendo en cuenta pautas de nuestra cultura en las que por ejemplo populares deportistas les presenten juegos ligados a todos los deportes y también accedan a otras producciones de diferentes formatos pensadas por especialistas en juegos y producidas y financiadas por TODOS los entes públicos y puedan ocupar algunas horas para “jugar” con entretenimientos virtuales sí, pero imprescindibles  en función de los objetivos que se persiguen y que no tengan que ver con “lo educativo” o “lo educativo pero entretenido” sino con la muy importante actividad que solo se relaciona con el juego como una imprescindible actividad para su salud y crecimiento?  

Es una excelente oportunidad para que tanto CINE-AR como OCTUBRETV, como CONTAR y CANAL 7 organicen ciclos con películas argentinas infantiles de corto y largometraje producidas en los últimos años y exhibirlos en diferentes horarios incluyendo en cada exhibición la presencia de algunos de los responsables de cada película contando experiencias que vivieron durante la realización de cada producción. Como así también ciclos de cortos realizados por los niñxs y adolescentes en diferentes ámbitos privados y públicos de enseñanza de cine. Y otras tantas ideas que seguramente si a éste tema de los juegos se le dedicaran horas de trabajo para pensarlas y producirlas contribuirían no solamente a mejorar sus condiciones de vida sino ayudarlos a crecer gozando de la libertad de expresarse a través de sus juegos.

¿Qué actividades crean, promueven y difunden y que tienen que ver con el Art.31 de la CDN[1] los diferentes y específicos organismos “defensores de los derechos del niño” tanto a nivel nacional como metropolitano y provincial? ¿Cuáles son? ¿Dónde las pueden conocer y jugar? ¿Por qué no se ha creado todavía una página web similar a la que PAMI ha desarrollado para ofrecer actividades a los adultos mayores pero dirigida a lxs niñxs y adolescentes?

Hoy gozamos de un Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, de un Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, más conocido como PAMI dedicado a los adultos mayores ¿no habrá llegado el momento de crear el Ministerio para las Infancias y adolescentes?


[1] CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *