PYME

By | 2012/02/10

LARGOMETRAJE DE FICCIÓN: “PYME”. http://www.filmepymesitiados.com.ar/

Director: Alejandro Malowicki
Año: estrenada en 2005

EL CONTEXTO SOCIOECONOMICO

La industria PyME en la Argentina ha sufrido en los últimos veinte años un proceso de extrema pauperización que ha provocado no solo la desaparición de una gran cantidad de establecimientos fabriles sino también grandes dificultades para las que resistieron con el consabido peligro de su extinción.

Si bien éste proceso comienza durante el gobierno de Onganía y Krieguer Vasena, es durante la dictadura del Proceso Militar del 76, con Martinez De Hoz como ministro de Economía, cuando se hace más pronunciado, profundizándose en los 90 al son de las políticas de privatización de las empresas estatales, la apertura total e irrestricta de las fronteras comerciales aduaneras, y la puesta en marcha del plan de convertibilidad de la moneda.

Este proceso que destruyó los otrora fértiles cimientos de la industria PyME, agravó la desocupación, redujo el consumo, produjo una concentración cuasi monopólica en todas las actividades industriales, comunicacionales, financieras y comerciales como así también el deterioro de las relaciones familiares, de la educación, de las prestaciones de salud, el aumento de la delincuencia y la emigración de profesionales.


LA PELICULA.

PYME” es una película de largometraje ficción que relata las vicisitudes que se suceden dentro de una fábrica de la industria plástica, ante la dramática e inminente decisión de su dueño de declararla en quiebra con el consecuente cierre de la fábrica, o la de concretar el llamado a una convocatoria de acreedores como una agónica apuesta a la esperanza. Una esperanza que al final de la película surge cristalizada en la conformación de una cooperativa.

PYME” es una película que quiere llegar al espectador con emoción, con dolor, pero también con el deseo de compartir una esperanza. La esperanza que solo es posible compartir con los que luchan cotidianamente. Con los que viven al borde de la desesperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *