EL CINE PARA LA INFANCIA PIDE PISTA.Escuelas. Producción. Exhibición

By | 2012/03/17

Es imposible concebir nuestro mundo de hoy sin Internet, televisión, cine, radio o prensa. Estos medios masivos de comunicación muestran cada vez mayor influencia en la sociedad contemporánea como formadores culturales y determinan, en gran medida las ideas, hábitos y costumbres de la población que los consume. En la actualidad, los medios acompañan los procesos de sociabilización, se erigen como una fuente muy importante de conocimientos y llegan a establecer patrones culturales, ideologías y modelos étnicos y sociales que se han incorporado a la experiencia cotidiana de millones de personas alrededor del planeta. Por lo tanto, referirse a los medios de comunicación masivos implica, necesariamente, referirse a la educación, puesto que han llegado a ejercer gran influencia sobre los niños y adolescentes de nuestras sociedades, ofreciéndoles una educación informal que, en muchas ocasiones, ellos consideran más seductora que la obtenida en la escuela o en sus hogares.

El audiovisual y la niñez: la impostergable tarea de crear conciencia

Juan Carlos Sardiñas. Revista Digital fnCl

www.cinelatinoamericano.org/biblioteca/revtexto.aspx?cod.

1.- Si la importante presencia de estudiantes en las instituciones de enseñanza de cine en nuestro país fue (y es) una de las causas más sobresalientes que impulsaron la producción de películas para el público adulto, es deducible pensar que la inclusión de la enseñanza de cine en la realización de películas para la infancia fecunde también en un aumento de la producción de películas para los niños y adolescentes.

2.- Una buena película realizada y pensada para niños es, también para los adultos, un espacio de diversión y de un relajante regreso a su memoria emotiva, que rescata sus recuerdos infantiles, sus vivencias felices o amargas. En cuanto a los niños, una película es un camino que a medida que lo transitan deseamos se identifiquen con “los buenos” y rechacen parecerse a “los malos”, entendiendo como “buenos” a aquellos personajes que luchan por los valores de la solidaridad, de la amistad, del trabajo, de la igualdad y de la paz y dónde puedan conocer que hay otras formas de resolver los conflictos que no sea solo él de la violencia.

3.- Si bien es importante destacar que las características de un film para niños de 6 años son diferentes que para niños de 10, existen atributos comunes en todas las expresiones audiovisuales a ellos dirigidas, y que tienen que ver fundamentalmente con la expresión de las diversidades culturales, y dentro de ésta cualidad se debe destacar la convivencia de las mismas a través del rescate de los caracteres de su propia cultura. La diversión y el entretenimiento, como exigencias propias del género, imponen un desafío difícil pero imprescindible: contar historias dónde el niño encuentre identificación con su propio desarrollo evolutivo, o sea con sus necesidades, con sus temores y dónde su relación asimétrica con el mundo de los adultos encuentre respuestas que le faciliten su mundo de relación.

4.- Insisto en la importancia de ampliar e incrementar los espacios de estudio en el que los estudiantes de cine puedan acceder a los conocimientos del “hacer cine para niños” para que en un futuro (que pensando en los niños es PRESENTE), podamos escuchar las risas de nuestros chicos en nuestras salas y gracias a nuestras películas.

5.- Pero para ello es imprescindible que los Entes cinematográficos estatales de todos los países latinoamericanos impulsen programas de ayuda financiera a los productores y diseñen, promulguen y hagan cumplir resoluciones que protejan el espacio audiovisual que deben ocupar estas producciones, sin menoscabo de que también se exhiban películas de otros países inclusive las provenientes de Hollywood.

6.- Proteger el espacio audiovisual significa reglamentar las denominadas “cuota de pantalla” que se aplican a todas las salas cinematográficas de los circuitos comerciales principales.

7.- Y cuando hablamos de “cuota de pantalla” nos referimos a la reglamentación que los Entes cinematográficos estatales debe hacer respetar a las empresas exhibidoras, nacionales y extranjeras, ―y que en sí mismas no escondan duras limitaciones a las películas nacionales― en todas sus salas cinematográficas, principalmente en los complejos denominados “multicines”.

8.- Y cuando hablamos de “cuota de pantalla” también nos referimos a una específicamente pensada para las películas infantiles por la simple razón que, por ejemplo, en los períodos de las vacaciones de invierno y verano las películas infantiles nacionales deben competir por los mismos espacios que (invaden) las distribuidoras norteamericanas con sus bien denominadas “películas tanques”, que siempre avanzan armadas de enorme cantidad de copias para cubrir, ―sin encontrar serias resistencias legales―, la absoluta mayoría de los campos de batalla (salas) dónde se dirime el favor del público.

9.- También existen los llamados “circuitos alternativos” que no pueden ser circuitos para películas infantiles huérfanas de recursos económicos para su promoción y “en ellos” condenadas a un destino con un trágico final previsible, sino para que “en ellos” continúen exhibiéndose luego de haber desarrollado su camino en las salas principales de todo el país.

One thought on “EL CINE PARA LA INFANCIA PIDE PISTA.Escuelas. Producción. Exhibición

  1. Marta

    Me gusta esta nota, estoy esperando la 2da. entrega, saludos M.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *