¿CAMBIARÁ EL CINE Y LAS DEMÁS PANTALLAS DESPUÉS DE LA PANDEMIA?

By | 2020/05/18

¿Las infancias tendrían más y mejores producciones?

A veces percibo cierta incomodidad o reparo al escribir acerca del cine infantil y las causas de su débil presencia en la Argentina en medio del drama de la pandemia que todes estamos sufriendo. ¿Acaso es momento de ocuparme de ésta problemática y pretender que a les lectores les interese? ¿Acaso no será prudente continuar con el tema cuando todo vuelva a la normalidad? Escribo la palabra “normalidad” y recuerdo haber leído hace unos días una entrevista a Naomi Klein en la que decía: “cuando la gente habla sobre cuándo las cosas volverán a la normalidad, debemos recordar que la normalidad era la crisis. ¿Es normal que Australia ardiera hace un par de meses?” Y yo acoplo sus preguntas a las mías: ¿es normal que les niñes wichis se mueran de hambre? ¿es normal que las fumigaciones con agrotóxicos envenenen a los hombres, niñes y mujeres que trabajan y viven linderos a los campos de los sojeros? ¿Es normal que las explotaciones mineras contaminen las aguas potables? Y así podría continuar mencionando otras calamidades que se sufren en nuestro país naturalizadas como “normales”. Aunque en estos casos lo normal sea la muerte.

¿Es normal que tanto las pantallas y pantallitas como los contenidos que se emiten a través de ellas sean en su casi totalidad propiedad de las empresas norteamericanas? ¿Es normal que nuestros niñes no tengan la posibilidad de vivir la maravillosa realidad que les proveerían las manifestaciones de una cultura protegida y que obligue a todos los medios a emitir contenidos que configuren la llamada “diversidad cultural”? Sin duda que cuando volvamos “a la normalidad” en realidad continuaríamos viviendo una inmensa crisis. Una crisis cuyos resultados y consecuencias la pandemia las está haciendo más visibles pero que también gracias a la cual tenemos más informaciones y conocimientos sobre todos los temas importantes que los poderes fácticos y la prensa hegemónica intenta ocultar y/o desvirtuar.

NOTA: Y no por causa de la pandemia sino por haber sido nombrado Presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales a Luis Puenzo es que se podría concretar su propuesta de que con el 10% del impuesto del 21 % del IVA que actualmente está incluída en la cuota que se abona a Netflix y demás pantallas del universo del streaming, ―sin que nadie pagara un peso más que lo que ya está pagando por los servicios de streaming que contrata― se incrementaría el Fondo de Fomento de INCAA hasta poder triplicar la producción de obras audiovisuales y por supuesto las dirigidas a las audiencias infantiles. Y será posible como lo fue en 1992 cuando muchos de nosotros que formábamos parte de la DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) convocamos a trabajadores y estudiantes de cine y junto logramos que en el año 1994 se reformara la Ley de Cine y se legislara el ingreso al INCAA de un porcentaje de los dineros provenientes de la televisión.

Este logro SI será parte de “lo normal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *